JORGE FRANCISCO VÉLEZ BAUTISTA

Originario de la ciudad de Córdoba, Veracruz. Licenciado en Derecho por el Centro de Estudios Superiores de Córdoba, Maestro en Derecho Contractual, Notarial y Registral por la Escuela Libre de Derecho de Puebla y Doctor por la Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente campus Xalapa.

 

Diplomados en Análisis Político y en Perspectiva Política. Abogado postulante y catedrático universitario en el Centro de Estudios Superiores de Córdoba.

 

Ex funcionario público de los tres niveles de gobierno, miembro fundador de Ciudadanos Comprometidos A.C. y  de Participación Veracruzana A.C., Presidente del Patronato de Ex Alumnos de la ESBAO y acreditado por la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Veracruz como promotor voluntario de los derechos humanos.

CUBA LIBRE

16/07/2021

Era el 10 marzo de 1952 cuando un militar cubano, Fulgencio Batista, dirigía un discurso a la nación cubana y decía que “forzado por las circunstancias y llevado por su amor al pueblo”, se veía obligado a asumir nuevamente la presidencia del gobierno cubano, ya antes había sido presidente de este país de 1940 a 1944; esta era la justificación que Batista daba respecto al golpe militar que encabezó y lo llevó a ocupar por segunda ocasión este cargo, que ostentaría hasta el triunfo de la revolución que lo depuso en 1959.

 

Fidel Castro organizó y dirigió la Revolución Cubana que triunfó y venció al gobierno de Batista, para ese entonces el antagonismo ideológico y militar  de Castro contra el régimen, revivió la esperanza y solidaridad no solo del pueblo cubano, sino de varios pueblos de América, pues es de recordar que este movimiento motivó el surgimiento de otros movimientos sociales y militares en América Latina. De Fidel Castro debe reconocerse sus grandes dotes de orador que fortalecieron su liderazgo nato, aunque sin duda son criticables sus características y acciones como gobernante durante los cincuenta años que dirigió los destinos de Cuba.

 

En plena era digital, en la era de las redes sociales y los avances tecnológicos, la más grande de las pandemias de la edad contemporánea, esta crisis sanitaria que ha cobrado la vida de millones de personas en el mundo, irónicamente ha sido el detonante que revivió nuevamente el espíritu de lucha de la sociedad cubana, sus demandas de libertad son nuevamente la base del levantamiento popular del que hoy el mundo es testigo y que refleja una realidad incomoda para su gobierno actual pero que al exigir víveres, agua potable, medicinas, justicia social, democracia, sencillamente, una vida digna como a la que todos los seres humanos tenemos derecho, legitima estas manifestaciones. Es real, la isla de Cuba ya estaba en crisis antes de la llegada de la pandemia, sin embargo estamos en tiempos de derechos humanos, por ende la realidad de la sociedad cubana es inadmisible.

  

El análisis de las actuales protestas sociales en Cuba, nos permite dimensionar el contexto internacional en el que nos desarrollamos, la dictadura cubana no tiene cabida en los tiempos modernos, el irresponsable llamado realizado por el actual presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, para que el propio pueblo cubano en nombre de la “Revolución”, reprima las manifestaciones de la sociedad cubana en contra de su gobierno, confirma lo dicho, somos demasiado pueblo para tan poco gobierno, sin duda el gobierno de Cuba ha quedado rebasado por esas protestas.

 

Ante estas protestas las acciones son imperantes. ¿Qué sigue?, hoy el grito de “Cuba Libre” es un llamado al mundo para concientizarnos de la necesidad de mayor sensibilidad, solidaridad y respeto entre la sociedad, es claro que si cae el gobierno cubano, puede caer el gobierno de Venezuela y las falsas demagogias gubernamentales de muchos otros países.

 

¿Y en México?; los acontecimientos en Cuba nos deben servir de ejemplo en nuestro país, en el que no podemos negar que existe una sociedad dividida, aunque si bien es cierto, la realidad cubana es muy distinta a la mexicana, también resulta importante comprender que como sociedad debemos unirnos, organizarnos y participar, no debemos ser parte de una lucha entre gobiernos  y menos aún entre clases sociales, por el contrario, nuestra historia nos ha enseñado algo muy claro, que convenientemente siempre se ha pretendido olvidar, cuando nuestra sociedad se ha dividido los resultados han sido caóticos, por el contrario los claros momentos en los que nuestra sociedad ha demostrado su sentido de identidad y patriotismo, nos han permitido obtener independencia, igualdad y democracia; pues a pesar de todo lo negativo que podría decirse de nuestro país, tenemos todas las condiciones necesarias para poder progresar, es cierto que buena parte de la realidad que vivimos ha sido culpa de nuestros gobernantes, aunque ¿Qué hemos hecho como sociedad para mejorar  nuestra realidad?.

 

Hoy el mundo ha cambiado, existimos jóvenes que exigimos respeto a los derechos humanos y que estamos dispuestos a participar de forma activa y positiva en el cambio responsable que nuestra sociedad actual requiere; como un claro ejemplo, los jóvenes cubanos han salido a las calles para poner fin a la gran tragedia social que para los cubanos comenzó con Batista y se arraigó con el gobierno de Fidel; es evidente, como se ha referido, las dictaduras y los malos gobiernos también tienen caducidad...

jvelez314@hotmail.com